Feed on
Posts
Comments

Cómo la Medicina Natural puede ayudar en un proceso crónico

Antes de hablar sobre este caso me gustaría comentar a todos los seguidores de esta Web lo que es la Cauda Equina y lo que es el Síndrome de Cauda Equina.

La cauda equina es un conjunto de nervios y raíces nerviosas  que salen de la parte final de la médula espinal, por tanto estarían a la altura de la última vértebra lumbar, sacro y coccígeas.

El Síndrome de Cauda Equina (Estenosis vertebral lumbosacra) comprende una serie de alteraciones que tienen como resultado la disminución en el espacio del canal medular a nivel lumbosacro, con la consiguiente compresión e inflamación de vasos, nervios espinales y raíces nerviosas que conforman la cauda equina. La causa puede ser congénita, adquirida o ambas.

 

Luna

 

 

Después de haber aclarado el síndrome comenzaré a relatar el caso de esta perrita tan especial:

Luna es una “muy dulce” Pointer de 4 años de edad con un carácter muy alegre y a la que “todo le parece bien”…..¡siempre está contenta!.  Es atlética y tiene una vitalidad asombrosa…totalmente YANG…..¡ es incansable !.

 

 

 

Hace un año aproximadamente, Luna comenzó con una cojera leve en pata trasera derecha y molestias al subir escaleras. Sus dueños la llevaron a la Clínica veterinaria donde se la diagnosticó Síndrome de Cauda Equina (mediante Resonancia  magnética y Radiología) por lo que se la comenzó a tratar con antibióticos y aines (antiinflamatorios no esteroideos). Ninguno de estos dos remedios funcionaron, por lo que tuvieron que recurrir a los corticoides (prednisolona), con el que sí notaron una mejoría. Todos sabían que Luna no podía estar tomando corticoides de por vida y fué en aquel momento cuando sus dueños comenzaron a investigar Terapias alternativas para Luna desde Acupuntura, Homeopatía, hasta Fitoterapia para animales. Ellos buscaban un tratamiento completo, natural y por su puesto sin efectos secundarios.

 

Cuando vi a “Luna” por primera vez me sorprendió su fuerza y su energía para seguir jugando, corriendo y saltando, aunque tuviese dolor….y esto es muy importante en cualquier proceso y hay que mantenerlo. El Síndrome de Cauda Equina es un proceso crónico, por tanto no solo debemos proteger la zona lumbo-sacra-coccígea   (tanto a nivel vascular, neurológico y articular), si no también tenemos que cuidar a la paciente  ”en su conjunto” lo mejor posible.

El tratamiento de “Luna” consistió en lo siguiente:

1) Acupuntura:

Al principio comenzamos con una  sesión a la semana, después pasamos a una sesión cada 15 días y finalmente a una sesión al mes de mantenimiento.

electro-acupuntura

Electro-acupuntura en Luna

 

2) Homeopatía:

- Inyectables: Traumeel y  Discus compositum

- Via oral:  Hypericum perforatum y Pulsatilla.

 

3) Terapia Ortomolecular:

Vitamina C, Vitamina B6, Manganeso, Magnesio, Zinc, Triptófano, Carnitina, Glucosaminoglicanos y Acidos grasos Omega 3.

 

Después de 5 meses de tratamiento, Luna hace su vida normal, es decir…… corre, salta, juega y persigue a los conejos. Podemos decir que hemos conseguido que se mantenga sin dolor, sin inflamación y que siga siendo tan dulce y tan alegre,……. vamos tan “Luna como siempre”.

 

Mercedes Navarro , Medicina Natural para animales

Teléfono 983 100 480

 


 

 

One Response to “- Luna y su “Cauda Equina””

  1. Eva says:

    Conciso, didáctico y convincente… si no fuera porque tengo la suerte de ser la “dueña” de Luna, contrataría los servicios veterinarios de Merche sin dudarlo. Durante estos meses hemos visto mejorar la forma física de Luna mientras se iban atenuando los síntomas de su dolorosa enfermedad. Pero además hemos observado en ella cambios en el carácter… está madurando sosegadamente dentro de su ímpetu natural, es muy receptiva y su nivel de comunicación con el género humano supera el de muchas personas que conocemos! Esto no habría sido posible con un tratamiento convencional que no sólo genera problemas mientras, supuestamente, mitiga otros, sino que descuida completamente otros aspectos, más intangibles pero fundamentales, a la hora de tratar a un paciente. El cariño que Merche añade a sus terapias es esencial para reforzar su eficacia, lo vemos cada día en Luna… Si la suya es una “vida de perros”, me apunto!

Leave a Reply